miércoles, 10 de junio de 2015

POBRE HEREDERA





Hoy amanecí inspirada en una frase muy conocida. En verdad no sé quién fue el primero que la dijo, pero sí sé que la pronunció el "Filósofo" (Narcotraficante) colombiano Pablo Escobar. La frase cita así:


Piensa como POBRE y vivirás como POBRE. Piensa como rico y morirás rico. Esta es una buena frase de superación personal. El que quiere conseguir una buena posición en la vida, tiene que centrarse en el dinero y las posesiones que quiere conseguir para llegar a obtener lo que quiere.

Cuán diferente es esa filosofía a la vida que nos enseñó nuestro Señor Jesucristo. Él dice que los que tienen un Espíritu de Pobre heredarán la mayor riqueza que alguien podría tener: El Reino de los Cielos.

Antes de yo iniciar a escribir este post, me puse a comentar el tema con alguien muy allegado a mí y, esta persona, con un aire de dolor me dijo: "que me perdone nuestro Señor Jesucristo, pero en este siglo quien nada tiene, nada vale". La pregunta es ¿Para quién tú quieres valer? ¿En cuánto está tu valor? ¿Quién te da valor a ti? Yo considero que tú te das el valor que tú tienes, si piensas que por no tener nada, nada vales, pues así te presentarás ante todo el mundo, como alguien sin valor. Si tú reconoces que para alguien tú eres valioso, entonces comenzarás a ser valioso.

El rey más sabio y más rico que ha pasado por todos los tiempos: Salomón; nadie ha superado jamás su sabiduría y su riqueza; una vez, dándose valor por todo lo que tenía dijo: Muere el pobre igual que el rico... todo en este mundo es vanidad de vanidades. ¿Qué haces con ganar el mundo entero, con tener valor para el mundo si al final te pierdes a ti mismo? Sí, es cierto, Pablo escobar murió inmensamente rico, pero huyendo, vilmente asesinado y al final, con una conciencia tan negra, que ni siquiera le dio tiempo de pedir perdón. ¿Eso es lo que yo quiero valer? ¿Que al final de mis días el mundo sienta que está mejor sin mi, que puede respirar mejor sin mi aliento y luego hacer una película, serie o telenovela poniéndome como que fui la gran cosa? No creo. En ese caso, prefiero morir como POBRE.


En alguna ocasión se me ha tratado, alguna vez como una oportunista, porque no tengo posesiones, tal vez alguien considera que yo siendo pobre y queriendo obtener dinero puedo hacer cualquier cosa, pues no. Al que me conoce bien, al que cree conocerme, al que me mal conoce, a quien no me conoce les aviso y les recuerdo: NO... No quiero ser rica a costa del empleo de nadie; si alguien va a ser perjudicado por mis acciones para buscar mis posesiones materiales para no morir como pobre, prefiero morir pobre. Si tengo que hacer algo en contra de mis principios y mis buenas costumbres y mi fe, para obtener dinero, prefiero ser pobre. Si tengo que sacrificar mi dignidad o mi libertad de hacer lo que me gusta y disfrutarlo, porque a veces hay que sacrificarse para poder tener algo en la vida, digo que prefiero ser como las águilas que se levanta por encima de la tormenta con libertad. Prefiero ser pobre, sí, pobre y saber que al final de los días tendré recompensas, porque esta vida es muy corta para "vivir bien" y la que nos espera es eterna.


A veces, los que nos juzgan es porque saben cómo obtuvieron su dinero, a base de sacrificios y de romper brazos y de cortar cabezas y de serruchar el palo y de más sacrificios, por tanto considera que todo el mundo es así, porque ahora está más de moda la Superación Personal, la Prosperidad y el Cosumismo burdo que los valores de nuestros antepasados, pero todavía existimos personas que preferimos VIVIR BIEN aunque sea como pobre que "vivir bien" teniendo posesiones.



No quiero, y con esto concluyo que me malinterpreten. No estoy en contra de las riquezas, nuestro Señor Jesucristo tampoco lo estuvo. Es una falacia mediocre pensar así, es una fe ciega pensar que el Señor que no hace acepción de personas tenía favoritismo con los pobres tildándolo de clasista "Para los pobres, cielo. Para los ricos infierno" No. Ese no es su mensaje, tampoco el mío. Lo que sí quiero dejar en claro es que no me sacrificaré yo ni sacrificaré a otros, ni mis principios para morir rica. Dios da, quita, permite o deja de permitir la pobreza y la riqueza y de cada cosa nos enseña una lección. Mi sacrificio siempre será por disfrutar lo que hago, por hacer que otras personas disfruten su corta estadía aquí en la tierra sin importar su situación y al final, tenga tiempo o no de pedir perdón por mis errores, poder decir Henos aquí a mí y a los que me diste. Disfrutamos lo que nos permitiste, pero vinimos con la conciencia de saber que viviremos eternamente junto a ti...


                                                                        AMÉN

martes, 12 de mayo de 2015

PARA TODAS LAS MADRES VIRTUOSAS EN SU MES

Mujer virtuosa ¿Quién la hallará?
Su valor sobrepasa largamente al de las piedras preciosas.
El corazón de su marido confía en ella y no carecerá de ganancias.
De ella recibe el bien y no el mal todos los días de su vida.
Ella busca la lana y el lino, y trabaja gustosamente con sus manos.
Es como la nave del mercader, que trae su pan desde lejos.
Siendo aún de noche, se levanta para dar la comida a su familia y la ración a sus criadas.
Considera la heredad y la compra, y con sus propias manos planta una viña.
Se ciñe firmemente la cintura y esfuerza sus brazos,
Ve que van bien sus negocios; su lámpara no se apaga de noche.
Aplica sus manos a la rueca y sus dedos manejan el huso.
Alarga su mano al pobre; extiende sus manos al menesteroso, no teme por su familia cuando nieva porque toda su familia va vestida de ropas abrigadas.
Ella se teje los tapices, y de lino fino y de púrpura es su vestido.
Su marido es conocido en las puertas de la ciudad, cuando se sienta con los ancianos del país.
Teje telas y las vende, y provee de cintas al mercader.
Fuerza y honor son su vestidura, y se ríe de lo por venir.
Abre su boca con sabiduría y la ley de clemencia está en su lengua. 
Considera la marcha de su casa y no come pan de balde.
Sus hijos se levantan y la llaman bienaventurada, y su marido también la alaba:
"¡Muchas mujeres han hecho el bien, pero tú las sobrepasas a todas!".
Engañosa es la gracia y vana la hermosura,
pero la mujer que teme a Jehová, esa será alabada.
Ofrecedle del fruto de sus manos, y que en las puertas de la ciudad la alaben sus hechos

PROVERBIOS 31.10-31

martes, 5 de mayo de 2015

https://www.youtube.com/watch?v=jTC-ba-cHYs

Hola, amigos y hermanos. ¡Dios les Bendiga! ¡Bienvenidos una vez más a mi blog!
En esta ocasión quiero compartir con Ustedes una de las Escrituras que más ha impactado mi vida. La comparto con Ustedes en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo... Amén.

Resultado de imagen para mateo 6 33

Muchos de nosotros los Cristianos nos confundimos con esta Escritura y sufrimos de la doble moral de acusar a Nuestros Hermanos cuando no asisten uno o dos días a la Iglesia y Tuach!!! le soltamos esta Escritura.

En todo les solicito: Tomemos esta Escritura de manera personal para cada uno de nosotros. Esto significa:
  1. Que le demos a nuestro Dios lo primero de nuestros días, lo primero de nuestro diario vivir, lo primero de nuestra vida. Cuando hagamos así, no tendremos necesidad de nada puesto que todo lo que necesitamos será añadido a nuestras vidas.
  2. Que a la hora de elegir entre nuestro trabajo, nuestra familia, nuestra pareja, nuestros compromisos seculares y Dios, lo elijamos a Él y todo lo demás vendrá por añadidura. Ojo: Eso no significa que descuidemos lo demás, significa que, en caso de tomar una decisión, nos decidamos por Dios.
  3. Que nuestra vida Espiritual está primero que nuestra vida Secular.
En Conclusión: Encarguémonos de las cosas del Señor, que Él se encargará de las nuestras.



DIOS LES SIGA BENDICIENDO HOY, MAÑANA Y POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS


lunes, 18 de agosto de 2014

CONOCIENDOLO COMO ÉL NOS CONOCE


El hombre más influyente y poderoso de la historia nació en un establo, de una humilde y sencilla mujer. Creció en un pequeño pueblo sin importancia geopolítica, en un país subyugado por el Imperio Romano. Vivió 33 años y, de estos, sólo 3 estuvo enseñando en público.

Sin embargo, toda la historia se define por él, ya que, sin armas, sin riqueza, sin poder político y sin medios de comunicación hizo una revolución de amor y de paz verdadera que estremeció al mundo. Amaba a los niños; tenía compasión de los necesitados y de los humildes; doblegaba a los soberbios y a los corruptos; sanaba a los enfermos; perdonaba los pecados y afirmaba ser Dios. No proclamaba un camino nuevo, sino que dijo que él mismo era el camino, la verdad y la vida, y añadió "nadie puede ir al Padre si no es por mí"

Esta historia aún no ha terminado. Aunque murió físicamente y sus adversarios creían que lo habían quitado del medio, que se habían deshecho de él, millones de personas continúan siendo transformadas por aquel que todavía camina por nuestras calles, tocando a nuestra puerta y llamándonos por nuestro nombre. Usted también puede conocer a este hombre revolucionario, intachable y sin igual. 

Te invito a que tomes una Biblia. Desde el principio se habla de la existencia de él, sus profesías mesiánicas, su carácter, su relación con Dios, porque junto con el Espíritu Santo también es Dios y la promesa de volver por su Pueblo. En este maravilloso libro encontrarás sus Palabras, sus deseos, sus mandamientos y podrás transformar tu vida. ¡Sí! Es el único libro clásico que es una obra de Arte, la más antigua de todas, que tiene el poder transformador de cambiar vidas. Te reto a que la abras y la leas día con Día, no te arrepentirás de hacerlo, sólo de no haberlo hecho antes.

DIOS TE BENDIGA HOY, MAÑANA Y SIEMPRE EN EL NOMBRE QUE ES SOBRE TODO NOMBRE, EL NOMBRE DE JESÚS........
                                                                    ................AMÉN

miércoles, 15 de enero de 2014

AMOR

He estado estudiando acerca de los 9 frutos del Espíritu y comienzo por la palabra Amor. Es la más bella e importante y por eso está de primero. 1 Corintios 13, que es la Escritura más indicada para estudiar sobre el Amor, en su versículo 13 dice que permanecen en la vida tres cosas: la Fe, la Esperanza y el Amor, pero la mayor de ellas es el Amor. Es decir, sin amor, no hay nada. Yo me puedo concentrar en los demás frutos del Espíritu y no lo logro si no tengo Amor. Pero ¿Qué decir acerca del Amor?

Aunque la Biblia se refiere a distintos tipos de amor, su mensaje primordial nos habla del amor único del Señor: el amor de Dios por su creación, por el pueblo del Pacto (Israel y la Iglesia) y por su Hijo Amado. De ahí su llamado para amarlo a Él y al prójimo


Marcos 12.30-31 En esta escritura Jesucristo dice cuál es el mandamiento más importante que existe en toda la Biblia: El mandamiento del Amor. Él resume las Escrituras a los mandamientos de Amar a Dios sobre todas las cosas y no obstante, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas y Amar a tu prójimo como a ti mismo.


¿Qué significa esto? He estado conversando con muchas personas a la cual les predico acerca de venir a los pies del Señor y ellos me contestan que no es necesario ir todos los días a la iglesia, con una Biblia bajo el brazo para hacer la voluntad de Dios (En eso estoy de acuerdo), que no es necesario dejar tales vestimentas y decir par de Gloria a Dios para ser Cristiano (También estoy de acuerdo) Sino que lo importante es... me citan esta Escritura. ¡Oh error! Les pasa como al joven rico del capítulo 19 del Evangelio según Mateo en sus versículos 16-24. Muchos creen que con decir yo amo a Dios sobre todas las cosas y a mi prójimo como a mí, es suficiente y no es así.

Amar a Dios sobre todas las cosas tiene cuatro puntos importantes:

1. Con todo tu corazón. El corazón es el órgano vital del cuerpo sin el cual no podemos bombear sangre hasta nuestro cerebro y hacia las demás partes del cuerpo. Es, sin lugar a dudas uno de los órganos más importantes, junto con el cerebro, que puede existir en nuestro cuerpo. Sin embargo, en la época en la que fue escrita la Biblia, el corazón lo era todo. Esto es como decir: Amarás a Dios con tu todo. Si el corazón deja de funcionar o está mal, todo el cuerpo comienza a morir. Amar a Dios con todo tu corazón es servirle con todo tu ser, es una entrega por completa, no es a una iglesia o religión, a un pastor, sacerdote, líder o ministro, es a Dios, y cuando eso tú lo entiendes, tu sacrificio por estar junto a Dios todos los días, desde que te levantas, hasta que te acuestas, de estar siempre en las cosas del Señor, de llevar su Palabra, de compartirla, de vivirla a Diario, crece. Amar a Dios con todo tu Corazón es disponer tu vida completa al Servicio del Señor.

       

2. Con toda tu alma. El alma es la Psiquis, el ser, lo que hace que respiremos, hablemos, caminemos y seamos nosotros. Es ese soplo de vida que se nos va cuando nos morimos. El alma no se corrompe, el alma es tu esencia, lo que eres. Cuando amamos al Señor con nuestra alma, lo amamos con todo lo que somos. Dejamos de ser lo que somos para que nuestro lugar lo ocupe Dios. Vemos las cosas como las vería Dios, tratamos a los demás como los trataría Dios, hacemos las cosas que honran a Dios y dejamos de hacer las cosas que no le honran.

3. Con toda tu mente. La mente es esa parte del cerebro (el otro órgano más importante del cuerpo vivo) que Dios nos hizo privilegiado porque le dio el pensamiento. Es nuestro pensar. El alma es nuestro sentir y actuar, mientras que la mente es nuestro pensar. Las buenas o malas actitudes y/o acciones comienzan en nuestra mente, llegan a nuestra alma y se refleja con cada una de las partes físicas del cuerpo. Cuando amamos al Señor con toda nuestra mente es cuando todos nuestros pensamientos van dirigidos a Él. En una ocasión me tocó leer un libro, creo que era Una Vida con Propósito, ahora no recuerdo cuál era, lo que sí recuerdo fue lo que me impactó de lo que decía acerca del pensamiento y el ser puestos en el Señor. Decía que podemos trabajar y tener la mente puesta en Dios; si tengo que usar el teclado, mi atención puede estar en la computadora y mi mente puesta en Dios, así podemos amar a Dios con toda nuestra mente.


4. Con todas nuestras fuerzas. Tampoco entremos en discusión de cuál es el sexo débil o fuerte. La fuerza es ese ánimo de vivir, ese vigor, eso que se nos va o se nos agota cuando estamos enfermos o en depresión o sin ánimo. Aquí las fuerzas no se refieren solamente a la fuerza física, sino a la intelectual, a la espiritual, a nuestra razón de vivir. Amar a Dios con todas nuestras fuerzas es que Dios sea toda nuestra Razón para vivir y, cuando Él decida que no lo hagamos más, saber que le dimos todas nuestras fuerzas a Él.

                  

En el Antiguo Testamento se celebra el Amor de Dios al escoger a Israel. Eso podemos verlo en Dt.7.12-13
"Por haber oído estos decretos, haberlos guardado y puestos por obra, Jehová, tu Dios, guardará contigo el pacto y la misericordia que juró a tus padres. Te amará te bendecirá y te multiplicará, bendecirá el fruto de tu vientre y el fruto de tu tierra, tu grano, tu mosto y tu aceite, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas en la tierra que juró a tus padres que te daría". Y se explica con ternura (Os. 1.6-7)


En el Nuevo Testamento se dice que Dios es Amor (1 juan 4.16) y Pablo destaca el amor de Dios por los pecadores manifestado en la muerte sacrificial de Jesús. El amor se celebra como la virtud suprema. Donde hay Amor no falta NADA